Imagina un salón de clases donde los estudiantes creen soluciones significativas (piensa en prototipos de productos tangibles) que tengan un impacto positivo en el mundo.

Esa es la premisa básica detrás del concepto “Design Thinking”, es una iniciativa que alienta a los estudiantes a enfrentar los desafíos del mundo real.

Antes de que empieces a pensar, ¿lo que estamos buscando no son espacios de creación?

Por ello este concepto sobre el pensamiento del diseño no es en sí un plan de estudios,

Es por otro lado una mentalidad y un marco que ayude a los educadores a utilizar un proceso centrado en el ser humano para enseñar a los estudiantes a resolver problemas.

Esta idea nace en Chicago y se ha estado trabajando con la idea de crear un grupo de mentalidades y filosofías que se complementen entre sí.

Y todo comienza con la empatía.

Por ejemplo, si los estudiantes están diseñando una granja de energía renovable, primero deben pensar en las necesidades de las personas que utilizarán la energía y el impacto en los vecinos, así como en los aspectos prácticos, como la ubicación y el presupuesto.

Entonces la filosofía de pensamiento de diseño requiere que los estudiantes dejen de lado sus egos y examinen cómo satisfacer las necesidades no satisfechas, racionales y emocionales del usuario final.

Design Thinking también enfatiza la imaginación.

Significa generar muchas ideas. Los maestros instruyen a los estudiantes a tener una mente abierta para definir problemas, crear prototipos y perfeccionar esos prototipos a través de múltiples iteraciones hasta que hayan generado una solución o soluciones viables.

El fracaso y la frustración son una parte natural del proceso. Los estudiantes aprenden resiliencia a través del concepto de “fallar”.

Según una presentación reciente en la Universidad de Stanford, Design Thinking ayuda a los niños a aprender “que tienen el poder de cambiar el mundo”. Además, pueden cambiarlo ahora, en lugar de esperar hasta que sean mayores.

¿Y como se puede llevar esta filosofía a las aulas?

En una clase de Design Thinking, tanto maestros como alumnos participan en desafíos prácticos de diseño que se centran en desarrollar empatía, promover un sesgo hacia la acción, fomentar la ideación, desarrollar conciencia metacognitiva y fomentar la resolución de problemas.

Muchos educadores están aplicando las pautas de Design Thinking, aquí el reto es adaptar los marcos de currículos que cumplan con los estándares académicos tradicionales y deje espacio para lecciones en las valiosas habilidades del pensador de diseño, tales como creatividad, adaptabilidad, empatía y síntesis.

Esta tarea no es sencilla ni se puede hacer en solitario, es necesario apoyarse con la triada que completa una educación integral como lo es escuela – padres – alumnos.

Y para ello es también necesario recurrir a una serie de especialistas que apoyen en el establecer una nueva estructura que el proceso de adaptación en torno a un desafío de diseño particular en donde se alinee el contenido académico cubierto en las clases basadas en la disciplina con el diseño de pensamiento para proporcionar conocimientos relevantes.

A su vez es necesario crear un espacio efectivo para el Design Thinking que requiere una mentalidad de crecimiento y la creencia de que, solo porque algo es desafiante, no significa que no deba hacerse o que no sea posible.

Si los educadores realmente quieren que sus alumnos se beneficien del proceso, es importante crear el entorno de aprendizaje adecuado.

El entorno físico del aula envía una gran señal sobre cómo se busca que se comporten los alumnos. En este momento, tendemos a pensar en nuestros espacios de clase como estándar … niños en filas, sentados en sus tradicionales pupitres escolares.

Un cambio para apoyar un pensamiento creativo será entonces elegir un mobiliario para tener un aula flexible en donde los estudiantes puedan organizarse creativamente.

De esta forma, una escuela pueden crear un salón de fortalecimiento que les ayude a todos a poner en práctica el pensamiento de diseño y cumplir, de forma compaginada con un plan de estudios.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *