Existen cerca de 6.000 fabricantes de agua embotellada en México, con 10 grandes consorcios, 150 grandes empresas, 300 medianas empresas, 600 pequeñas empresas y 5.000 microempresas.

Si bien estas cifras pueden variar de un año a otro nos dan una idea del panorama actual que existe en México.

Obviamente esto no fue así siempre, pensemos que hace medio siglo este fenómeno del agua embotellada no existía.

Para hoy día ya es un hecho y en una gran mayoría de los hogares mexicanos podemos ver los garrafones de 20 litros en un dispensador o en un columpio para facilitar su manejo.

Llegan hasta la puerta de nuestros hogares el distribuidor, quienes ya conocen perfectamente quienes son sus clientes y el consumo que tienen.

Por lo tanto, el agua a domicilio en México DF y el resto del país es tan “natural” como el agua misma.

Junto con este fenómeno, nace La Asociación Nacional de Distribuidores de Agua Purificada, quien estima que cerca del 85% del agua embotellada proviene de pequeñas/micro embotelladoras que usan agua purificada.

En tiempos mucho más recientes, vemos que la tendencia de las aguas Premium de una fuente natural está ganando tracción.

Las principales empresas cuentan con una fuerte distribución nacional y soporte de ventas gracias a otras importantes sinergias de canales y cuentan con amplias campañas de promoción y publicidad para posicionar sus marcas.

Por ello podemos ver cruzar por nuestras calles y avenidas los diversos camiones llevando consigo el vital líquido.

En contra parte, las empresas más pequeñas tienen fuertes componentes regionales que les ayudan a competir en algunos segmentos del mercado, especialmente con contenedores de 20 litros conocidos como garrafones, que es la forma estándar de ir al mercado para el agua potable doméstica.

Con esto podemos ver que en el país es posible aún, contar con el vital líquido para tomar.

Una de las grandes preguntas que se hacen algunos turistas al llegar a nuestro país es saber si el agua de grifo es potable, situación que es lamentable aceptar que no lo es.

A pesar del creciente número de sistemas de filtración de agua que se implementan en México, la respuesta sigue siendo un rotundo “No” en cuanto a la seguridad en su consumo directo del grifo.

Ingerir agua contaminada con bacterias es una forma fácil de enfermarse. Pero no vale la pena dejar que este detalle cambie tus planes de vacaciones.

Por ello la gran mayoría del país recurrimos al agua embotellada para el consumo humano dejando el agua del grifo para el resto de las tareas fuera de los alimentos y consumo.

Y eso es justamente lo que te invitamos hacer al visitar cualquier lugar de México.

Lo mejor y para evitar cualquier problema de salud es consumir el agua embotellada, ya sea en su versión de garrafón de 20 litros que no es el ideal para viajar pero si para un lugar fijo.

Si serás un viajero pleno, entonces usa las versiones más cómodas que se encuentran en las tiendas de conveniencia en donde encontrarás desde las mini presentaciones ideales para un bebé, hasta aquellas de un galón.

En realidad, una cantidad importante de la población en México (oriundos o extranjeros) llevamos consigo una botella de agua lo que hará que tu estancia sea grata y tu hidratación adecuada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *