Las empresas han recurrido por mucho tiempo a la renta de oficinas en Polanco para comenzar sus tareas y ha sido en estos espacios donde los empleados han desempeñado sus labores pero, ¿siempre fueron así los espacios?

Hoy en día podemos ver grandes espacios conformados por cubículos mientras que otros suelen ser un poco más acogedores en su diseño.

De hecho, la historia del cubículo apenas rebasa medio siglo donde el original fue diseñado en 1964 y su objetivo fue el empoderar a las personas.

Robert Propst, diseñador de la empresa de muebles para el hogar Herman Miller, diseñó el primer cubículo y para ello estudió cómo la gente trabajaba y quería mejorar la oficina abierta con la que había crecido.

De hecho, él diseñó la “Oficina de Acción”, que tenía un escritorio enorme, un espacio para hacer llamadas telefónicas, un sistema de presentación vertical y particiones, para que los trabajadores pudieran tener privacidad.

Además, el escritorio podía colocarse en distintas alturas para que la gente pudiera pararse mientras trabajaban, lo que ayudaba con el flujo de sangre.

También pensó que la productividad aumentaría si la gente pudiera ver más trabajo desplegado frente a ellos, no solo amontonado en un buzón. Solo que al lanzarse en 1968 fracasó aún cuando parecía todo un concepto futurista.

El comienzo fue muy difícil debido a que el mercado ejecutivo fue extremadamente difícil de penetrar ya que era demasiado caro como para adaptarse al mercado.

Después de que se cayera la primera versión, Herman Miller diseñó una segunda opción más económica: ¡la Oficina de Acción 2! hecha para una fácil instalación.

Era un sistema de escritorio modular y cerrado, listo para la gerencia media que cada vez más prevalecía en las empresas estadounidenses. El escritorio ajustable había desaparecido, la “solución de espacio de trabajo” barato había llegado.

A las empresas les pareció increíblemente útil llevar a las personas a espacios más pequeños, mientras que la gerencia de nivel superior aún disfrutaba de oficinas con ventanas en el perímetro del edificio.

¿Se te hace conocido el concepto?

Luego vino la prisa. Steelcase, Heyworth y otras empresas de mobiliario de oficina ofrecieron configuraciones similares con escritorios modulares eliminando muchas de las características más costosas.

Lamentablemente, esto significaba que la Oficina de Acción perdiera su capacidad de ajuste de estar de pie y sentado, convirtiéndose en una parte de la similitud corporativa que Propst esperaba evitar.

El gobierno también ayudó al despegue del cubículo.

En la década de 1960, con la esperanza de estimular el gasto empresarial, el Departamento del Tesoro estableció nuevas reglas para la depreciación de los activos: la forma en que las empresas pueden cancelar parte de los costos de los equipos de oficina a efectos fiscales.

Las empresas pueden depreciar sus muebles (incluidos los cubículos) en siete años, mientras que las estructuras permanentes como las paredes reales reciben una tasa de 39.5 años.

De repente, el cubículo se hizo aún más atractivo. Las empresas podrían recuperar sus costos más rápido comprando muebles que “actuaban” como oficinas en lugar de oficinas reales.

Por lo que el cubículo se hizo popular durante un período desagradable para el trabajo de cuello blanco.

El cubículo realmente se popularizó en los años 80 y 90, un momento en el que las fusiones, adquisiciones y despidos se volvieron comunes.

Las fusiones significaron que cada vez más personas se amontonaban en oficinas, perfectas para cubículos y los despidos generan una sensación de alienación.

Estos fueron los años en que el cubículo comenzó a parecer menos como un espacio para ejercer la autonomía y la independencia y era más como un débil símbolo de inseguridad en el lugar de trabajo envuelto en tela.

En los últimos 50 años, los cubículos se han vuelto omnipresentes y muchas gente todavía los odia descubriéndose que son tan molestos como las oficinas abiertas.

Si estas buscando oficinas en renta donde puedas realizar tu trabajo mucho más grato, visita Network Oficinas… verás un mundo de diferencia a los tristes cubículos tradicionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *