Hoy por la mañana, fuimos a dejar un  encargo de varillas de acero a una construcción de una remodelación de una casa que recién se había vendido. Cuando llegamos y entregamos todo, el ingeniero de la construcción nos dijo “Dios bendiga a los nuevos dueños” a lo que no entendí nada. Después de unos momentos, le pregunte sobre qué es exactamente a lo que se refería, lo que termino en el ingeniero contándome una historia algo terrorífica sobre aquellos quienes habían vivido en esa casa. En pocas palabras, todos sus habitantes se les habían arruinado la vida.

A decir verdad, yo no quise discutir nada sobre esto, sin embargo yo sé por un hecho lo real que son estas cosas y el peligro que una familia puede correr al entrar en un espacio habitacional donde se hable de este tipo de antecedentes. Naturalmente, muchas veces no son más que rumores, a veces son leyendas que vienen de alguna historia de algún conocido de un amigo, y a veces nos toca vivir estas experiencias en carne propia y en primera persona. Cuando esto sucede puede suceder una de dos cosas: la mente nos dice que aquello que vimos o escuchamos no paso, o tomamos estos temas con suma seriedad desde ese día hasta nuestro último.

  Debo decir que inclusive estas cosas cuando suceden tienen una explicación lógica, una explicación que solo puede ser lógica cuando una persona conoce y entiende el mundo espiritual un mundo que es tan lógico como el propio en el que vivimos aunque las leyes sean algo distintas. En primer lugar, debemos de entender que el ramo del mundo espiritual consta de dos reinos: el bien y el mal, tal y como en el mundo físico. Estos reinos del bien y el mal tienen sus patriarcas quienes los rigen y esos patriarcas tienen una historia de adversidad más antigua que el mismo mundo.

Debido a experiencias verdaderas como la vida que yo he tenido, se por hecho quienes son estos patriarcas de polos opuestos, sé que Cristo es la verdad y el hijo de Dios  y de la Virgen María quien intercede por todos los pecadores y por cada alma el día del juicio final. Asimismo, se por un hecho que la corte celestial se rige de sus Ángeles para dar mensajes al mundo y que la corte de los santos interceden por los hombres ante el trono de Dios que se encuentra en al cielo donde yacen los mártires. Asimismo se también que Lucifer es el patrón y patriarca del reino de las sombras quien yace en las profundidades del abismo donde los lagos son de fuego y donde no existe la esperanza. Sé que ese ente vive en furia y rabia desde su expulsión del paraíso cuando juro atacar a la humanidad: la creación más preciada de Dios.

La batalla de estos dos reinos sucede en el mundo todos los días y en algunos lugares esta batalla derrumba la cortina de las dimensiones como en estas casas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *